Comida adecuada para un entrenamiento ideal

Verdad irrefutable: No habrá un buen entrenamiento sin un plan de alimentación acorde al esfuerzo a realizar.

Principios básicos como respetar las cuatro comidas diarias, hidratarte correctamente o ingerir nutrientes y proteínas, te ayudarán a mejorar tu rendimiento deportivo de un modo notable.

DÍAS DE ENTRENAMIENTO
Los días de entrenamiento ingerí alimentos ricos en hidratos de carbono complejos en el almuerzo o cena para aumentar o recuperar las reservas energéticas en el músculo. Pueden ser: copos de cereales y pan integral en el desayuno, pastas, arroz integral, papa, batata, polenta, legumbres, vegetales en general y frutas frescas en jugos o licuados.

Las proteínas se obtienen al ingerir carnes, quesos magros, clara de huevo y cereales. Si no se consume diariamente alguna de las carnes (blancas o rojas) se deben combinar alimentos como cereales, legumbres, frutas secas y semillas para lograr proteína de alto valor biológico, es decir aquella que contenga todos los aminoácidos esenciales que el organismo no puede sintetizar.

Se recomienda consumir las grasas como condimentos en cantidades moderadas y la que contienen los alimentos como aceitunas, frutas secas, palta, pescados, etc. También se puede usar frutas secas (nueces, almendras, maní, etc.) como refuerzo calórico.

BENDITA AGUA
Es fundamental lograr una correcta hidratación para evitar entrenar deshidratados. Ingerir entre 2,5 y 3 litros de agua por día es lo ideal. Es preferible beber agua para hidratarnos durante el día y, consumir bebida deportiva durante entrenamientos largos. De esta manera aseguramos buena hidratación, y al mismo tiempo, la ingesta de electrolitos e hidratos de carbono que se utilizarán como energía, y retrasarán la aparición de fatiga.

PARA EL FINAL
Durante la primera media hora después del entrenamiento es importante asegurar la ingesta de hidratos de carbono (pan, galletitas, copos de cereal, barras de cereal, frutas, licuados, jugos, bebidas con hidratos de carbono de rápida absorción, etc.) ya que tenemos una mayor permeabilidad en las membranas para recuperar el glucógeno muscular, mejorando la recuperación. Además, así prevenimos futuras lesiones y calambres en los posteriores entrenamientos.

Visitá nikecorre.com.ar